Baño de Sal

UNA TERAPIA DE ORIGEN MILENARIO
Existen referencias de que Homero se refería a este elemento como la forma en que Ulises recuperaba sus fuerzas, Sin embargo, fue en el siglo XVIII cuando este tipo de terapia tuvo su mayor auge al ponerse de moda en Inglaterra los baños termales con sales, práctica que rápidamente se extendió por el resto de Europa y que dio lugar a la creación, primero, de verdaderas ciudades termales y, más tarde, de los pioneros centros de talasoterapia. En la actualidad existen centros especializados en este tipo de terapia en la mayoría de las zonas costeras.

Piénsese que en los años 40 del pasado siglo XX la gente pobre no tenía ni baño. Quienes iban a los balnearios pertenecían a la clase acomodada porque un balneario ni era ni es barato.
Una estancia de un mes puede costar más de 3.000 euros en la actualidad. Algo que ni un rico paga con gusto ya que éste suele ser alguien que lo que busca es cómo obtener lo que quiere sin pagar por ello. Así que cuando los ricos se dieron cuenta de que los balnearios curan, aunque ignoraran por qué se decidieron a estudiar cómo tener alguno siempre a su disposición, pero sin pagar tanto por ello. Entonces les contaron que el agua de los balnearios cura porque sus aguas son termales. A lo que el rico responde: “¡Que me pongan una terma en casa”!
Es que las aguas de balneario son minerales, les dicen luego. Y entonces preguntan qué minerales llevan, hablan con algún químico y éste les explica que en las aguas de balneario hay 20 gramos de sales por litro de agua. Así que los ricos, aleccionados, encargan bañeras sabiendo que deben llenarlas hasta la mitad -para que haya unos 100 litros de agua- y luego agreguen dos kilos de sal marina.

USOS TRADICIONALES DE LAS SALES DE BAÑO
Son muy comunes en muchas culturas, en la mayoría de los casos el uso de la sal está relacionado en estos rituales con la idea de “pureza” o de “desinfección” o de “barrera contra el mal regla general los espíritus malignos

USO TERAPEUTICO DE LAS SALES DE BAÑO
La Sal Marina otorga un medio idóneo para cuidar nuestra piel, favoreciendo la desintoxicación del organismo además de un momento de relajación.
Contiene minerales como el magnesio, calcio, hierro zinc y cobre, convirtiéndola en una gran alternativa para paliar el cansancio, y es reconocida por sus benéficas propiedades al tener efectos curativos para tratar determinadas enfermedades: musculares, dermatológicas, hasta reumáticas, entre otras, mediante los baños de inmersión, por lo que se utiliza en los mejores Spa del mundo por ser antiestrés y energética. Contienen los minerales necesarios para una piel más lozana. Si son de buena calidad, pueden llegar a recrear en nuestra bañera un verdadero baño termal. Para ello el baño se debe realizar en un ambiente tranquilo y a una temperatura adecuada del agua. Los componentes del medio en que tomamos un baño influyen de forma importante en los beneficios que se pueden obtener.
Pues bien, cuando uno se sumerge en un lugar donde el agua está caliente enseguida se le dilatan los poros de la piel. Pero como además está muy salada y nuestros cuerpos son en un 70%-80% agua, resulta que al meternos en ella se produce el fenómeno que conocemos como ósmosis, de forma que el agua de nuestro cuerpo sale arrastrando toda clase de toxinas y sales minerales a través de los poros hacia el exterior. Con lo que también la sal sale fuera del núcleo de las células y éstas se alcalinizan.
En la superficie cutánea se produce lo que se conoce como osmosis, nuestro cuerpo “absorbe” los minerales de la sal en forma de iones produciendo una renovación de los mismos en nuestro organismo por medio de la estimulación de la producción de células vivas, lo que resulta especialmente recomendable en las siguientes dolencias:
• Diversas enfermedades de la piel:
• Reumatismo e inflamación de articulaciones.
• Régimen postoperatorio.
• Enfermedades ginecológicas.
• Infecciones recurrentes.
• Mordeduras de insectos, ampollas o heridas.
• Acné. Usar la salmuera para lavarse la cara o el cuerpo usando jabón natural libre de fragancias.
• Hongos en los pies. Poner los pies en remojo en la salmuera.
• Congestión nasal.
• Psoriasis.

Bueno, no todo el mundo -y pienso especialmente en las personas mayores- se puede permitir entrar y salir de la bañera todos los días.
Siempre hay alternativas. A la gente mayor que no puede o debe entrar en la bañera para evitar riesgos mayores le digo simplemente que no se meta. Basta que se siente en una silla, coja un barreño pequeño donde quepan unos diez litros, eche en él agua caliente y un cuarto de kilo de sal marina para mantener la proporción de la que hablábamos y lo disfrute.

Es verdad que la superficie corporal expuesta es menor pero tres baños de pies al día equivalen a un baño completo. Puede hacer por tanto diez minutos por la mañana, diez al mediodía y diez por la tarde-noche. Y respecto a la temperatura siempre les digo a los pacientes que deben sentirse a gusto. Hay personas a las que les va bien 25 grados y otras a las que les van 30. Con 30 grados a la sombra ya se suda… y la cuestión es sudar….

MODO DE USO DE LAS SALES DE BAÑO
Un baño con sales resulta muy relajante y tonificante, si lo tomas antes de acostarte, te predispondrá para el sueño. El agua permanecerá a la misma temperatura dado que la composición biofísica de la sal es tan fuerte que provoca que las moléculas se muevan a un ritmo constante. No se debe de añadir ningún aditivo, ni jabón, ni aceites minerales. Se pueden añadir unas gotas de aceites esenciales puros.
La sal debe ser marina y pura, sin colorantes.
1.- Llena la bañera en sus ¾ partes con agua muy caliente y disuelve en ella 1 o 2 kg. de sal
2.- Ve añadiendo agua fría hasta llegar a una temperatura de 36 – 39 grados.
3.- Toma el baño unos 20 minutos y luego dúchate.
4.- Después del baño descanse durante al menos 30 minutos.

AVISO: Aunque los baños de salmuera tienen un efecto benéfico en muchas enfermedades, suponen un gasto energético mayor para el sistema circulatorio. Si sufre de problemas de circulación consulte antes con su médico.
Esto me hizo entender el concepto de las “sales de baño”. Siempre me pregunté qué sentido tenía echar sal al baño.

Las bañeras que la mayoría tenemos en el hogar pueden convertirse en balnearios caseros de alto rendimiento y bajo costo.

PRODUCTO DE CALIDAD

PRODUCTO DE CALIDAD

Laboratorios más reconocidos

SOPORTE PERSONALIZADO

SOPORTE PERSONALIZADO

Consultanos tus dudas

COMPRA SEGURA

COMPRA SEGURA

Pagos seguros 100%

ENVÍO GRATUITO

ENVÍO GRATUITO

En pedidos superiores 70€

Información Contacto

  • info@nuestrasaludnatural.com
  • Tel: 662 499 750

Copyright © 2019 - Nuestra Salud Natural All rights reserved.

CLOSE
X
Add to cart