Homeopatía

La homeopatía es una ciencia médica desarrollada en el s.XVIII por el médico alemán Samuel Hahneman. Se basa en tres principios básicos, similitud, infinitesimalidad y totalidad. Esto quiere decir que “si una sustancia es capaz de provocar síntomas clínicos en un sujeto sano, es capaz de curar los mismos síntomas en uno enfermo, si se administra a dosis infinitesimal”. Lo que puede intoxicar, a dosis muy, muy pequeñas puede aliviar una intoxicación semejante.

El remedio homeopático establece una conexión con la enfermedad a través del sistema autoinmune, obedeciendo la ley de los semejantes y la ley de los contrarios. Para entenderlo se tiene que usar el lenguaje de la física cuántica. Se busca la salud física y anímica.

La Ley de los semejantes dice que en dónde un enfermo tiene el síntoma, el dolor, para mejorarlo se tiene que actuar de la forma contraria a la que actúa dicho dolor.

La Ley de los contrarios dice que “lo semejante cura lo semejante”, actúa de forma similar a una vacuna ya que el remedio despierta la respuesta del sistema inmunológico del enfermo para que el propio cuerpo se pueda curar a si mismo.

La homeopatía propone que el hombre y el medio son uno, en la salud de una persona interviene factores no solo como la edad y su alimentación, sino también el clima, por ejemplo.

El médico homeópata

El médico homeópata observa, no mira. Escuchar es parte esencial de su labor, para que el paciente pueda mostrarle que le ocurre y pueda comprender que necesita trasmitir con su enfermedad. Para esto el tratamiento se divide en dos partes;

  • Limpiar, hacer desaparecer o mejorar el dolor del síntoma que hace sentir el malestar al paciente. Es la parte inmediata, la que se asemeja a cualquier otra terapia, proporciona alivio.
  • Descodificar la enfermedad, para buscar la causa subyacente y que no se repita, agrave u oculte con otros síntomas. Esta es la gran ventaja de la homeopatía, bien llevada la terapia prevee futuros males, nuevos o recurrentes.

El homeópata ha de funcionar como un espejo para el paciente, limpio de influencias externas, para que el enfermo pueda usarlo y así verse en él, sin juicio ni culpa, y poder encontrar el remedio a su mal. De este modo se encuentra la causa más profunda de la enfermedad.

Para que un medico pueda utilizar la homeopatía primero ha de hacerse un diagnostico, lo más preciso posible y tras un profundo estudio del paciente. Después, a la hora de administrar el remedio, no es suficiente con saber lo que provoca y por lo tanto lo que cura cada sustancia, sino comprender su dinámica.

Es como una partida de billar en la que cada medicamento es un golpe que provoca un movimiento que pretende lograr un resultado, la curación. Por todo esto para el homeópata es preciso conocer no solo la enfermedad actual sino los antecedentes, que hablan de la tendencia a enfermar de esa persona y el medio propio del enfermo.

Cada visita de un paciente implica cambios, como un baile que fluye continuamente para lograr el mejor resultado.

Un buen consejo; encontrar un homeópata que os inspire confianza, con el que os sintáis cómodos, comprendidos, pues ese se convertirá en un buen espejo en el que os podréis ver y reconocer, ya que ese es el proceso de curación.

PRODUCTO DE CALIDAD

PRODUCTO DE CALIDAD

Laboratorios más reconocidos

SOPORTE PERSONALIZADO

SOPORTE PERSONALIZADO

Consultanos tus dudas

COMPRA SEGURA

COMPRA SEGURA

Pagos seguros 100%

ENVÍO GRATUITO

ENVÍO GRATUITO

En pedidos superiores 70€

Información Contacto

  • info@nuestrasaludnatural.com
  • Tel: 662 499 750

Copyright © 2019 - Nuestra Salud Natural All rights reserved.

CLOSE
X
Add to cart